¡Atención!, estas viendo el archivo de ¡Magufos! que corresponde a las publicaciones anteriores a 2016.
La nueva versión de ¡Magufos! está funcionando aquí: www.magufos.com.

  • Indignación científica : Analfabetismo científico y experimentación animal


    08/03/2015

    Hasta ahora, el único blog que tenía estaba dedicado a otra cosilla, pero hoy me he decidido a abrir un blog para comentar las cosas que, comentándose en el mundo real, tienen mucho de analfabetismo científico y que me duelen y me indignan a partes iguales. Así, para dar mis opiniones (y también para desahogarme, que falta me hace) he decidido iniciar este blog. Para empezar, quisiera pedir disculpas si alguien se ve reflejado en las situaciones que aquí expongo y se siente innecesariamente ofendido.

    En este primer artículo voy a hablar de experimentación animal. No, no voy a hacer una disertación sobre lo que es, los mitos a su alrededor y demás, porque eso ya lo he hecho en otra parte, como veréis más adelante. Lo que voy a hacer es explicar por qué me indigna que haya gente capaz de solicitar su prohibición.



    Estatua a los animales de laboratorio en Novosibirsk
    Estatua en honor del ratón de laboratorio
    Novosibirsk (vía imgur)

    Las personas que tienen el culo caliente a menudo tienen demasiado tiempo libre de preocupaciones. Y como tienen demasiado tiempo libre, se les ocurren ideas tan peregrinas como la siguiente:


    No sé cómo a alguien con las meninges intactas puede solicitar esta estupidez. Sí, estupidez. Digo esto por dos razones, principalmente.

    La primera, porque esto sólo se le puede ocurrir a un ignorante que no sabe de qué va la investigación animal. Para los que no queráis incluiros en dicho colectivo, aquí os dejo otro enlace en el que se cuenta de qué va la experimentación con animales, pero de verdad, sin mitos y sin chorradas:


    Dicho lo cuál, estoy completamente seguro de que la inmensa mayoría de los pseudoempáticos que firmaron se han administrado en algún momento un tratamiento testado en animales y cuya seguridad y eficacia se ha conseguido en base a dichos tratamientos. Es decir, que gracias a esos animales que sacrificaron los científicos en su momento, ellos hoy tienen una salud tanto en ellos como a su alrededor, que les permite despreocuparse por dolencias tan "absurdas" como el sarampión o la gripe (algo que acabará en desembocar en la conocidísima religión antivacunas y en la conspiranoia anti-farmafia -sic-). Y como hay salud en su entorno, piensan que la investigación de tratamientos frente a enfermedades que aún no lo tienen debería frenarse y estancarse hasta que no se descubra una forma de sustituir a los animales. Eso sí, si la gente se muere de cáncer mientras tanto, que se jodan.

    Incluso los habrá que no se habrán vacunado nunca y se habrán tratado con terapias alternativas y dirán que nunca han enfermado. Pues si no lo han hecho debería quedarles clara una cosita: si no habéis enfermado nunca es porque existe un fenómeno llamado protección de grupo. ¿Cómo funciona? Muy sencillo. Los que tenemos un número normal de cromosomas nos tratamos y nos vacunamos, ejerciendo de escudo para las enfermedades que, al final, no les llegarán a ellos.

    Esto vale sólo para las enfermedades contagiosas, pero también me lleva a la segunda razón de las que comentaba antes: los tratamientos para enfermedades que aún no lo tienen.

    Durante muchos años me he dedicado a la neurociencia. He investigado futesas como la enfermedad de Alzheimer, la esclerosis múltiple e hice mis pinitos en el Parkinson. Ninguna de las tres tiene tratamiento eficaz actualmente, sólo paliativo y, en muchos casos, es igual de útil que un antivacunas. ¿Alguno sabe contestarme a qué órgano afectan estas enfermedades?

    Para el que no lo sepa, le diré que afecta al cerebro, que ellos también poseen, aunque lo usen poco (vale, la esclerosis múltiple ataca a todo el sistema nervioso). Ahora tengo otra pregunta. ¿Me explican cómo, en nombre de los testículos del Minotauro, investigo en cerebro sin un cerebro? No, los cultivos no me valen. No, las simulaciones por ordenador tampoco. El cerebro es extremadamente simple en su funcionamiento, pero extremadamente complejo aplicando dicho funcionamiento. Recibe y emite toda la información que percibe y emite nuestro organismo. Un cambio en el dedo gordo del pie provoca un cambio en nuestro cerebro. Si el hígado metaboliza un tóxico, el cerebro lo sabe. Y también cambia y le afecta. ¿Cuál es la conclusión que se puede sacar de esto? Pues que en un cultivo o una simulación no (repito y enfatizo, NO) se puede simular, ni siquiera de lejos, el cerebro. Ni sano ni enfermo.

    Por otro lado, mi especialidad es la bioquímica. Si no extraigo las células de ese cerebro no voy a saber qué cambios bioquímicos y moleculares está produciendo una situación patológica si no tengo un modelo de animal completo para hacerlo. Y no, no me vale con cultivar neuronas. Sino porque cambios en la médula espinal afectan al encéfalo y viceversa. Y si no tengo médula espinal, no tengo alteración en el encéfalo.

    Se están haciendo muchos esfuerzos por reducir el número de animales utilizados al máximo. Pero hasta que no tengamos un conocimiento absoluto de cómo funcionamos en situación fisiológica y en situación patológica, los modelos in vitro y de simulación nos sirven de bien poco. ¿Por qué? Por el simple hecho de que dichos modelos y simulaciones estarían incompletos y sería imposible saber cuáles son los efectos que producirían los cambios en un órgano sobre otro o cómo afectarían los metabolitos hepáticos de un medicamento a los riñones que lo aclararán.

    Así que la próxima vez que vayáis a firmar una petición como esta, paraos dos veces a pensar que si estáis vivos, probablemente sea porque bien tú, bien otros, han decidido tratarse con terapias probadas en animales. Que no son las víctimas de la ciencia, sino sus verdaderos héroes.

    PD: Mauricio José Schwarz lo plasma mucho mejor que yo en este post, dedicado particularmente a PETA. Mucho de lo que dice es aplicable a los que firmaron la petición: http://noqueimporte.blogspot.com.es/2014/02/peta-grupo-de-odio.html