¡Atención!, estas viendo el archivo de ¡Magufos! que corresponde a las publicaciones anteriores a 2016.
La nueva versión de ¡Magufos! está funcionando aquí: www.magufos.com.

  • Tomates con genes : ¿Quién gana dinero con la agricultura ecológica?


    16/03/2015

    En enero del 2014 se publicó “Comer sin Miedo“. Uno de los diarios que recogió la noticia fue El Mundo, en su edición de Valencia. La reseña hablaba de que era un libro crítico, entre otras cosas, con la alimentación ecológica. Lo más gracioso es que la noticia ocupaba tres cuartos de página y el otro cuarto hacia referencia a la apertura de Mandala Fresh, el supermercado de alimentación ecológica más grande del mundo. Más de uno hizo la broma que saliera un libro crítico cuando el negocio de la alimentación ecológica iba viento en popa. El tiempo es un juez implacable. “Comer sin Miedo” llegó a 5 ediciones, más la de bolsillo, la de México y en breve la de Argentina. Mandala Fresh cerró en Julio del 2014.

    Supermercado ecológico de efímera vida

    Obviamente nunca es una buena noticia que una tienda cierre. Detrás queda gente en paro, bastantes impagos y muchas ilusiones rotas. El problema es que a alguien le hicieron creer que había demanda de alimentación ecológica y por lo tanto era una buena oportunidad de inversión. De hecho la tienda se encontraba en Cánovas, una de las zonas con mayor poder adquisitivo de Valencia. Esta semana en Barcelona también me encontré con una tienda de productos ecológicos cerrada, que curiosamente iba a ser sustituida por una tienda de congelados ¿qué ha fallado? Muy fácil, la demanda de productos ecológicos es imaginaria, no existe, por mucho que haya quien se empeñe en publicitarla.

    Los datos cantan. ¿alguien ve que en los supermercados donde compra la gente normal las estanterías rebosen de productos ecológicos? Las cestas de la compra de las casas españolas se llenan con productos de Hacendado, Verdifresh, Florette o demás marcas blancas, o marcas de toda la vida como Starlux, Danone, Nestlé o Maggi, pero no de ecológicos. En una jornada sobre producción alimentaria oí decir a uno de los responsables de una cadena de supermercados que mientras sean 4 veces más caras, no van a tener lechugas ecológicas. No obstante eso no quita que España es el principal productor europeo de agricultura ecológica, aunque en su mayoría toda se dedica a exportación, principalmente a Alemania y resto de países del norte de Europa. No obstante la Unión Europea sigue apostando por este tipo de producción, promocionándola y sobre todo subvencionándola generosamente… por lo tanto dinero (público en su mayor parte) hay. Si las tiendas cierran ¿dónde está el dinero?

    Aquí está el dinero de las subvenciones

    Para empezar, España está haciendo el tonto, ya que siendo el principal productor es el 4º que recibe las subvenciones, siendo los primeros Austria y Alemania. Lo de Austria es hiriente ya que es un pais cuya producción agrícola es ridícula. La segunda cuestión que conviene plantearse es que esta política de subvenciones invalida el argumento de que la agroecología se basa en principios de solidaridad, cooperación y que es la base del desarrollo de países pobres. Esto es una mentira y una excusa de varias ONGD morreras para recaudar subvenciones. A ver, no puedes decir a los países en desarrollo que renuncien a la tecnología y que se pongan a sembrar ecológico, para exportarlo a Europa, cuando en Europa tú le estas dando al agricultor el equivalente a dos o tres veces la renta per cápita en ese país. Antes de agachar el espinazo y sembrar, el agricultor ecológico Europeo ya ha ganado lo que el africano en tres cosechas. La competición es desigual. Al margen de que si se ponen a producir ecológico, con menor eficiencia, para venderlo en Europa, se produce menos alimento en el país. Si consideramos el desigual reparto de la tierra, el resultado es que la agroecología solo beneficia a unos pocos.

    organic-2013_en-44
    Lo que nos cuesta la agricultura ecológica.

    Volviendo a Europa. ¿Dónde esta el dinero de la agricultura ecológica? Ya vemos que en los distribuidores finales no mucho. Muchos cierran y los que se mantienen tampoco parece que estén para tirar cohetes. Las que mejor parece que van son las cadenas, tipo Veritas, Supersano o Ecorgànic (si, cadenas, ¿qué te creías? ¿Qué lo ecológico era lo del agricultor poniendo un puestecito al lado de su huerto?). Tampoco es que estas tiendas sean cooperativas de trabajadores felices. Por ejemplo Supersano es una empresa propiedad de Sanchez Carrascosa, antiguo director del Canal9 en la época dura del Zaplanismo y que ahora funciona bajo franquicia, Veritas está participada mayormente por los propietarios de Caprabo, el supermercado clásico de la burguesía catalana, hoy absorbido por Eroski. Por lo tanto, son negocios como cualquier otro, algunos de los cuales si se ponen a explotar al trabajador lo explotan como el que más. Si no te lo crees, no te pierdas este artículo sobre las condiciones laborales de una chica que trabajaba para una multinacional de productos ecológicos.

    2014-10-09-Capturadepantalla20141009alas14.55.09.png
    Nomina ecológica. Ahorran en papel (moneda)

    Seguimos hacia atrás en la cadena. A los distribuidores les va un poco mejor, más que nada porque lo exportan todo a Alemania y ahí si que hay dinero. ¿y los agricultores? Pues depende. En general la mayoría siembra ecológico o convencional dependiendo de las subvenciones y de lo que les sale más rentable, algo perfectamente defendible. Un agricultor es un profesional y es legítimo que quiera sacar el mayor rendimiento económico a su trabajo. Pero cada vez lo tienen más difícil. El problema es que la nueva reforma del reglamento de producción ecológica hace prácticamente inviable su producción. Las normas son tan draconianas que obtener una cosecha en esas condiciones es poco más que imposible. De hecho hablé de esto hace tiempo en el blog y ayer el diario The Guardian publicaba una historia sobre que la superficie ecológica y el ganado ecológico en Gran Bretaña (uno de los principales consumidores de agricultura ecológica) se está reduciendo por qué los agricultores, a veces con muchos años produciendo ecológico, se están pasando a la producción convencional. Ni siquiera con las subvenciones consiguen hacer rentable la producción.

    organic-2013_en-11
    España haciendo el tonto (ecologicamente) en Europa.

    Y volvemos al principio ¿dónde está el dinero? Pues gracias a las generosas subvenciones de la Unión Europea se ha creado una burbuja. Los que realmente ganan dinero con la agricultura ecológica son los que no viven del campo. La agricultura ecológica tiene que mantener a toda una legión de certificadores, capacitadores, gente que da conferencias, ONGs que organizan cursos, ferias y congresos. Y todo eso ni siquiera se está pagando con las ventas de producción ecológica, sino a golpe de subvención. Pues si hace unos meses ya dije que la nueva normativa iba a hacer inviable a los agricultores seguir produciendo ecológico, ahora insisto. En el momento en que desaparezcan las subvenciones, la agricultura ecológica desaparecerá, y con ellas muchas ONGs como CERAI, Veterinarios sin Fronteras o Ecologistas en Acción que ahora aparentan ser muy boyantes, pero que realmente solo viven porque Europa suelta la pasta. ¿Os acordáis lo que pasó cuando quitaron las subvenciones para las renovables? Al tiempo.

    La entrada ¿Quién gana dinero con la agricultura ecológica? fue escrita en Tomates con genes.