¡Atención!, estas viendo el archivo de ¡Magufos! que corresponde a las publicaciones anteriores a 2016.
La nueva versión de ¡Magufos! está funcionando aquí: www.magufos.com.

  • La lista de la vergüenza : Los (des)propósitos del año, primera parte


    31/12/2014

    Una de las tradiciones de cada cambio de año es hacer una lista de propósitos, y claro, nosotros no podíamos ser menos. Pero la temática del blog es la que es, así que nuestra lista va a ser un tanto diferente: no son propósitos para el nuevo año, sino despropósitos que nos trajo el viejo 2014. Y, lamentablemente, esta lista sí que se ha cumplido. Con todos ustedes,

    Los despropósitos de 2014.

    1.- Milagros por vía oral. Sin duda una de las tendencias con más proyección en el mundillo de los timos pseudocientíficos es el de las dietas, alimentos y complementos milagrosos: desde los charlatanes más patéticos a importantes empresas y prestigiosos (es un decir) autores, parece que exista una carrera a ver quién suelta la barbaridad más gorda sobre alimentos que curan (o que matan, o que curan o matan según a quién hagamos caso), complementos nutricionales que alivian desde una resaca hasta el dolor de chakras, y dietas que nos aseguran hasta que nos va a crecer el pelo. Frente a esa avalancha de despropósitos hay que alabar la tarea de blogs como Scientia, El nutricionista de la General, Gominolas de petróleo… o libros como el imprescindible Comer sin miedo, de JM Mulet. Pero, desde luego, no ayuda mucho que universidades como la de Murcia permitan que en sus instalaciones se haga propaganda de una dudosa “alimentación anticáncer”, o que la Pablo de Olavide albergue unas jornadas de alimentación inteligente que ni era inteligente ni, ya puestos, era alimentación. Las Jornadas de Alimentación

    2.- Vírgenes condecoradas. Puede parecer que eso de condecorar vírgenes y santos es cosa de otro tiempo. Y sí, debería ser cosa de otro tiempo: nadie puede exigir que nuestros gobernantes estén libres de creencias supersticiosas, pero sí que mantengan las formas y no den esos espectáculos impropios de un estado aconfesional. Pero no hay manera: este año el ministro del Interior ha unido a Nuestra Señora María Santísima del Amor a la ya larga lista de imágenes católicas con condecoración. A este paso son capaces de pagar las peregrinaciones a Lourd… oh, wait!

    El director de la Policía

    3.- Demonios exorcizados. A lo que no ha llegado el ministro del Interior, al menos de momento, es a hacer oficial la práctica de los exorcismos; de eso se ocupa la Iglesia Católica, que ante la espantosa noticia de que una chica fue sometida a trece sesiones de exorcismo, no ha tenido otra ocurrencia que justificarse diciendo que semejante barbaridad la hizo un exorcista “legítimamente nombrado por su obispo”, que “la parroquia no ha tenido nada que ver en la decisión de llevar a la joven al exorcista”, sino que fue cosa de la familia, y que esa decisión “fue bastante posterior a su intento de suicidio”.

    La verdad, no creo que nadie dude de que el exorcista fuese nombrado “legítimamente” conforme a la normativa de la Iglesia Católica, pero eso es tanto como decir que los verdugos encargados de azotar a un apóstata en un país islamista han sido nombrados legítimamente conforme a las leyes islámicas: no deja de ser una barbaridad para cualquier persona civilizada. O casi: supongo que quienes permitieron que se perpetrase esta conferencia en la Universidad de Córdoba serán una excepción. En cuanto a que la parroquia no haya tenido nada que ver con la decisión de llevar a la chica al exorcista… bueno, digo yo que esa decisión tendrá alguna relación con el hecho de que la doctrina eclesiástica incluya la creencia en demonios y en posesiones diabólicas, y la práctica de exorcismos. Y, en fin, si la decisión fue posterior al intento de suicidio de la chica, lo que tenían que haber hecho las personas implicadas (incluyendo la familia, pero también los miembros de la Iglesia Católica a quienes tuvieron que dirigirse los familiares hasta dar con el cazafantasmas “letítimamente nombrado”) era haber buscado ayuda psiquiátrica.

    Una menor  sometida

    4.- Pases mágicos en hospitales públicos. Claro que si la familia hubiese acudido a la sanidad pública lo mismo se hubieran encontrado allí también con las creencias mágicas en todo su esplendor. O al menos esa impresión da, en vista de la proliferación de noticias sobre las prácticas de reiki en hospitales públicos (como esta, esta o esta). El reiki no cura nada, y que los hospitales públicos den cobijo a esta majadería es un timo por partida doble: engañan a los pacientes y hacen un uso indebido de unas instalaciones que están precisamente para eso, para curar, y no para dar gustito.

    El hospital de Alcázar de San Juan
    ¡Esas velas junto a los expedientes…!

    5.- Aquí hay meridianos. Seguro que han visto ustedes alguno de aquellos mapas antiguos en los que aparecían lugares desconocidos para sus autores. A veces los señalaban así, como “terra incognita”, o los tapaban con algún grabado, pero otras veces simplemente daban rienda suelta a su imaginación, llenaban esos huecos con litorales, ríos y montañas inexistentes, y hasta los coronaban con la terrorífica advertencia de que allí había dragones. herebedragons La verdad es que esos mapas eran muy bonitos, y seguro que se merecían hasta un premio por lo cuidado de su edición. Y, bueno, esa era la esperanza de muchos al saber que la Unión de Editoriales Universitarias había otorgado uno de sus Premios Nacionales a la Universidad de Cádiz nada menos que por un Atlas de acupuntura. Pero no; según la nota del jurado el premio para “Puntos y canales de acupuntura” no se debe a la imaginación que le han echado a la hora de cartografiar algo inexistente, sino, cito, por

    la originalidad y novedad de la temática, la calidad de las imágenes y gráficos así como el tratamiento editorial. También valoró su contribución a la consideración de la comunidad académica de la técnica de la acupuntura.

    Así que ya saben, editores universitarios: si quieren optar a uno de estos premios no hace falta que se centren en la realidad: describan un tema tan original y novedoso como, no sé, la anatomía de los unicornios, ilustren con gran calidad un libro sobre las costumbres reproductivas de los pitufos, o traigan a la consideración de la comunidad académica… bueno, como hemos visto en esta lista, la cantidad de barbaridades que las universidades han traído a la consideración de la comunidad académica y han acogido con los brazos (y las carteras) abiertos es casi infinita, así que tendrán difícil encontrar alguna que no cuente incluso con su título de “experto universitario” y esas cosas. Pero bueno, siempre pueden echar mano de los dragones.

    Ah, por cierto, la ilustración de “Here Be Dragons” procede del muy recomendable documental del mismo título. No se lo pierdan.

    Y mañana, la segunda parte de la lista. ¡Feliz cambio de año!

    PS: A pesar de los pesares, la lamentable reforma de la Ley de Propiedad Intelectual no prohíbe los enlaces (que, como bien ha dicho el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, no son actos de comunicación pública) ni impone un canon sobre ellos (solo lo hace para el caso de los agregadores). El hecho de que a partir de ahora los enlaces de esta página que dirijan a noticias publicadas en medios pertenecientes a la AEDE se hagan a través del servicio DoNotLink se debe simplemente a que a un servidor no le da la real gana mejorar la posición de estos medios en los buscadores, no a que la ley nos imponga aún más restricciones de las que impone.

    La entrada Los (des)propósitos del año, primera parte fue escrita en La lista de la vergüenza.