¡Atención!, estas viendo el archivo de ¡Magufos! que corresponde a las publicaciones anteriores a 2016.
La nueva versión de ¡Magufos! está funcionando aquí: www.magufos.com.

  • La lista de la vergüenza : No, Ana Mato no ha legalizado la homeopatía


    01/12/2014

    Ana Mato

    Pues no, no lo ha hecho.

    Ana Mato se ha ganado a pulso un lugar de honor en la lista de los peores ministros que han pasado por Sanidad (o, ya puestos, por cualquier otro ministerio), y la lista de sus errores, chapuzas e ineptitudes es larga. Pero entre ellas no se puede añadir, como circula por ahí, la de haber regularizado la homeopatía: aunque muchos críticos la hayan señalado como la ministra que la legalizó, los defensores de esta práctica sostengan que los productos homeopáticos son perfectamente legales y hasta muchos periodistas estén convencidos de que los “remedios” son medicamentos con todas las de la ley, lo cierto es que la ministra deja la homeopatía prácticamente igual que se la encontró cuando llegó al ministerio, en una situación que podríamos definir como pseudolegal.

    Por lo que respecta a la práctica de la homeopatía, nada ha cambiado: legalmente no es una práctica médica o sanitaria, como mucho parasanitaria, lo que implica que para su ejercicio no hace falta titulación de ningún tipo. Es cierto que en 2009 la Comisión de Sanidad del Congreso aprobó una proposición no de ley solicitando que la homeopatía fuera declarada “acto médico” (y por lo tanto su ejercicio reservado a médicos), y la Organización Médica Colegial aprobó una declaración en la que manifestaba una petición similar (aunque por motivos muy distintos). Pero estas declaraciones, muy anteriores a la etapa ministerial de Ana Mato, no han tenido reflejo en ninguna norma legal o reglamentaria, y cualquier persona puede ejercer como homeópata sin más trámite que darse de alta en el correspondiente epígrafe del Impuesto de Actividades Económicas. Y antes de que nadie diga que esto sí que supone un reconocimiento oficial: no, se trata simplemente de una obligación tributaria. De hecho, también hay un epígrafe para tarotistas y videntes, y no creo que nadie pretenda ver en ello más que el hecho de que el Estado sabe que existen personas que se dedican profesionalmente a esos menesteres y por tanto quiere que paguen los correspondientes impuestos.

    Sí que ha habido novedades en cuanto a la regulación de los productos homeopáticos, pero al final se han quedado en nada. O casi nada: lo único realmente novedoso fue la autorización, en 2012, de doce productos, pero tanto la Agencia de Medicamentos como el fabricante explicaron en su día que se trataba de una especie de experiencia piloto, y lo cierto es que ni los productos están a la venta (a día de hoy el Centro de Información de Medicamentos de la Agencia sigue clasificándolos como “no comercializados”) ni se han producido nuevas regularizaciones.

    Consulta en CIMA a fecha de hoy (1 de diciembre de 2014). Los productos siguen constando como no comercializados.
    Consulta en CIMA a fecha de hoy (1 de diciembre de 2014). Los productos siguen constando como no comercializados.

    Lo cual nos lleva al borrador de Orden Ministerial que la Agencia colgó discretamente en su web en noviembre de 2013 (pdf), y que se ha convertido en la principal fuente de equívocos sobre este tema. El documento pretendía regular el procedimiento para la autorización de determinados productos, sí, y de hecho su aparición levantó una fuerte polémica. Pero lo cierto es que más de un año después el borrador sigue sin ser aprobado, y los productos homeopáticos siguen en la misma situación de legalidad más que dudosa que cuando Mato asumió el ministerio.

    Así que ya ven, Ana Mato es inocente de esto. Ha sido una ministra muy homeopática, pero no porque la legalizara, sino porque su actuación en este y en muchos otros temas ha sido igual que la de la homeopatía: mucha palabrería, muchas promesas, pero ningún resultado real.

    Coda: el nacimiento de una leyenda urbana.

    Hace un año, poco después de la aparición del borrador de Orden Ministerial, un reportero del programa “Equipo de Investigación” se puso en contacto conmigo; estaban preparando un reportaje sobre la homeopatía y quería que le facilitase una serie de datos. Al hilo de la regulación (o no) de la homeopatía me preguntaron si los farmacéuticos tenían obligación de vender esos productos, les dije que no, y cuando me preguntaron si conocía alguna farmacia que se negase a expedir homeopatía les contesté que conocía al menos tres de las cuales les podría dar los datos.

    Cuál no sería mi sorpresa cuando, viendo el programa, descubrí que ese comentario (que yo conocía al menos tres farmacias que se negaban a vender homeopatía) se había convertido en otro distinto: que en toda España solo tres farmacias se niegan a venderla.

    En fin, aquello tuvo su gracia, pero desde entonces el dato ha sido repetido en varios medios más. El último, de momento, un debate televisivo que comenta magistralmente uno de sus participantes, Vicente Baos.

    El momento en el que uno de los colaboradores del programa "T con T", de TVE, repite eso de que solo tres farmacias venden homeopatía.
    El momento en el que uno de los colaboradores del programa “T con T”, de TVE, repite eso de que solo tres farmacias se niegan a vender homeopatía.

    Es cierto que muchísimas farmacias venden homeopatía con todo desparpajo, e intentan colársela a cualquiera que cruce la puerta (al fin y al cabo el margen comercial de los productos homeopáticos es mucho más suculento que el de los medicamentos). Pero también hay muchas farmacias que solo la venden por encargo o si el cliente la pide expresamente, que la desaconsejan o que, aplicando su código deontológico (y la legislación vigente) se niegan a venderla. Muchas más de tres. Afortunadamente.

    La entrada No, Ana Mato no ha legalizado la homeopatía fue escrita en La lista de la vergüenza.